poeticabeligerante volver


PSF


arriba

PROGRAMA


El nuevo Parque de San Francisco es más grande que el antiguo.
No sólo en superficie, también en usos y programa.

En este nuevo edificio convive arquitectura nueva con construcciones tradicionales: conviven un programa tranquilo, silencioso e introvertido -el museo de arte contemporáneo- con un programa ruidoso que atrae grandes multitudes -el auditorio-. Es capaz de funcionar con un aforo de 900 personas, pero también con sólo tres visitantes.


El acceso principal, en la calle Agustín de Betancourt, se abre a un espacio lineal que articula los distintos usos que se dan en el edificio.

El museo se eleva sobre la planta de acceso, creando una torre de espacios expositivos.

Los espacios complementarios, a modo de centro de convenciones, se sitúan cerca del auditorio, en la planta inferior, relacionándose estos dos usos, que pueden en algún momento unificarse, por medio de patios interiores.

La casa Martel, como lugar representativo de la ciudad, unifica en forma de café literario los usos de restauración y tienda, que pueden funcionar tanto con independencia como dentro del programa global del edificio.

La cárcel mantiene su fachada, pero su interior se convierte en un jardín y una serie de patios que enmarcan un espacio expositivo y el foyer del auditorio.

arriba

SALA PRINCIPAL


La sala principal, al igual que el antiguo Parque San Francisco, es el espacio versátil por excelencia.
El edificio siempre responde a los condicionantes externos.

El acceso se centraliza en un punto cuando el público esperado no es muy abundante.

Cuando el espectáculo es multitudinario, no tiene horario o es público, el foyer lineal se abre por los dos lados, apareciendo una calle interior que da acceso al espacio del evento.

El propio auditorio, con su suelo plano y butacas retráctiles, puede servir tanto para conciertos de diversos tipos, óperas, performances, como circo e incluso ferias.

Hay un segundo set de butacas, en el lado opuesto al escenario, que convierte el escenario en un plató central. La estructura, vigas metálicas que salvan las grandes luces de este espacio sin pilares, sirve como techo técnico donde se coloca la iluminación, paneles acústicos u otras elementos que el espectáculo requiera.

MACEW


La verticalización responde a un cambio total en la historiografía contemporánea.

Los museos del siglo XXI serán en altura.

Esta pieza se levanta en altura y coloniza la planta superior de la Casa Martel, con la que se comunica a través de un patio a nivel planta +1, además del acceso desde la planta Baja.

Tiene un perfil quebrado que permite dar a cada sala de exposiciones una cualidad espacial diferente, y dota de un rico juego de visuales diagonales.

Su fachada sur, aunque da al interior de la manzana, es tan importante como las que dan a la calle, al ser más alto que sus construcciones aledañas. Actúa como fondo de la iglesia al verse desde lejos o desde arriba. Es un plano abstracto, de un material uniforme -deployé- que contrasta con las edificaciones antiguas y cubre las medianeras ciegas de los edificios más altos.

arriba

SOSTENIBILIDAD Y SENSIBILIDAD MEDIOAMBIENTAL


La sostenibilidad comienza por ser consciente del entorno que nos rodea, las demandas que tiene y las oportunidades que ofrece.

Un tema prioritario en este edificio será el agua.

Sobre las cubiertas planas, se plantean estanques con el agua disponible: el agua de lluvia. En Puerto de la Cruz llueven 460 mm anuales, con lo que podemos recoger 64.400 litros en los 1400 m2 de cubiertas inundadas.

Este estanque servirá para alimentar todas las demandas de agua que no necesiten ser potables: agua para riego, para limpieza y para inodoros. Con este tipo de cubierta protegemos de manera muy efectiva el edificio contra el exceso de radiación solar y calor, a la vez que disminuimos la demanda de agua de la red.


PATIOS


La estrategia de patios en planta baja, planta primera y planta sótano completa el jardín de la Casa Martel. Son espacios públicos insertos en la tradición de construcciones claustrales populares tinerfeñas.

Se abrirán al público y se usarán como espacio expositivo, aprovechando así el natural buen clima de la zona. Aparecen enmarcando accesos, vestíbulos y espacios de exposición, y llevando luz natural y espacios abiertos a la planta sótano.

La vegetación en ellos será autóctona predominando las especies con poca demanda de agua.


EL SÓTANO


El sótano siguiendo la lógica de accesos del resto del edificio, se comunica a través de la espina central que se eleva desde este nivel hasta la última planta de la torre-museo.

Alberga el espacio de recepción y conservación de obras y todos los usos complementarios, que se independizan así como paquete funcional.

Cada uno de los espacios tiene una entrada de luz propia: la sala de conferencias se ilumina a través de la sección inclinada de las gradas que se encuentran sobre ella, la sala de actividades multifuncionales tiene un patio en su mismo nivel y la sala de exposiciones temporales tiene varios lucernarios al foyer lineal.